Diez consejos para hacer la compra (y que no sea una odisea)

Hoy queremos compartir con vosotros diez consejos para hacer la compra que os ayudarán a realizar esta tarea de forma mucho más sencilla.

En nuestro instagram @metodohomy nos dejáis algunas dudas y dificultades que tenéis a la hora de implantar el método o de llevar a cabo algunas tareas, y una de ellas era esta.

¿Cómo puedo acertar con la periodicidad de mi compra? ¿Cuándo es el mejor momento para comprar? ¿Cómo puedo ahorrar? 

1. Saber qué tienes en tu despensa y frigorífico

En el método una de las cosas que os proponemos es empezar desde el principio y no acumular. Limpiar y ordenar la despensa y el frigorífico y saber qué tenemos en casa y qué solemos consumir. A partir de ahí, tener un producto de cada categoría.

Por ejemplo, ¿lentejas cocidas? Un bote. ¿Maíz dulce? Un pack. ¿Guisantes congelados? Una bolsa.

Evita la acumulación en todos los aspectos, incluida la despensa. Si compramos semanalmente (solo una vez en semana), podemos mejorar en este aspecto.

2. Anotar algo en cuanto se utiliza o se consume

Si tienes una lista de la compra accesible, cada vez que algo se gaste en casa, anótalo. Y si sigues la regla de la no acumulación, cuando utilices el bote de lentejas, anótalo. 

Una vez que cojas ese ritmo, tendrás la lista completa de TODO lo que hace falta y todo lo que se ha consumido.

Diez consejos para hacer la compra

3. No compres a diario, haz una compra semanal o quincenal

Nos referimos, sobre todo, a la compra que solemos hacer en supermercado. Si llevamos un buen control de cuánto comemos, con un par de meses de práctica, seremos capaces de coger el ritmo de compra semanal.

Si acudes al supermercado a diario a por algo que se ha olvidado, probablemente cada vez que vayas estarás gastando más dinero del necesario pues siempre cae algo más «por si acaso».

4. Compra fresco cada semana y en sitios de calidad

Igual que sabemos que las grandes superficies son casi inevitables por el ritmo de vida que llevamos, si te aconsejamos que los frescos como verduras, fritas y carnes y pescados, los compres en fruterías y charcuterías de proximidad.

De esta forma estaremos consumiendo comida de mayor calidad, con una sostenibilidad mayor y ayudando a la economía local.

Además muchas veces pensamos que por hacerlo así gastaremos más cuando, en la mayoría de ocasiones, la diferencia de precios es mínima. Y tampoco te robará mucho más tiempo, el día que decidas ir a comprar solo tendrás que pasar de camino a casa o bien si haces la compra en grande superficie online, agenda un día para frescos.

Diez consejos para hacer la compra

5. Si te gustan productos de distintos supermercados…

Esto es algo que suele pasar, al menos a nosotras nos pasa. Los productos de limpieza del hogar, por ejemplo, nos gustan de un supermercado concreto. Sin embargo, tienen más variedad de pastas o refrigerados en otro.

Y nos diréis, ¿entonces tengo que ir en el mismo día a dos supermercados, frutería y carnicería?

No, precisamente, también vamos a optimizar eso. El mes tiene cuatro semanas, y normalmente nos debatimos entre dos supermercados. Por tanto, iremos cada semana a uno de manera que, cada dos semanas, visitemos ambos.

Sabemos que puede parecer un rompecabezas, pero estamos seguras de que funciona, y es cuestión de práctica.

6. Cuidado con las ofertas

Cuando encontramos ofertas en un supermercado o «packs ahorro», nuestro consejo es que revises el precio/unidad del producto.

Muchas veces las marcas utilizan el pack ahorro o pack familiar como un reclamo y, en realidad, el precio por unidad es mayor.

Además, también nos incitan a comprar más cantidad que muchas veces no necesitamos y que solo nos va a llevar a la acumulación de la que tanto os hablamos.

Diez consejos para hacer la compra

7. Ir a la compra con niños

Este es otro punto que muchas de nuestras familias seguidoras nos acercan. Se les hace un mundo ir a la compra con los hijos.

El marketing de la empresa alimenticia (tan mal regulado) ofrece ganchos a los más pequeños que nos obligan a negociar con ellos una y otra vez para no comprar productos poco saludables (curiosamente las manzanas no llevan el dibujo animado de moda).

En este caso, tenemos dos opciones:

Una de ellas es acostumbrar a los niños a ir a la compra en familia y que las cosas que se compren sean las necesarias. Para ello hace falta que vayamos a comprar con tiempo, sin prisas y con paciencia, sabiendo lo que nos vamos a encontrar.

Podemos jugar con ellos a adivinar los números de los precios, mandarles a encontrar un producto (cercano y sin perderles de vista), inventarnos un juego… Con el tiempo saben que no van a conseguir productos innecesarios, entienden que la alimentación es para nutrir al cuerpo, no para comprar juguetes y todo se vuelve más fácil.

Pero no nos vamos a engañar, hay épocas en las que no es posible. Por su edad, porque no acaban de comprender, porque tenemos prisas, porque estamos agotados por una mala racha o tenemos menos paciencia.

Entonces, mejor que alguien de la familia se quede con ellos. Somos los adultos, somos los que tenemos que saber enfrentarnos con calma a la situación. Si prevemos que no será así, actuemos como adultos.

8. Compra de forma sostenible

La sostenibilidad es uno de los puntos que más vamos a tratar este año, unido con el auto cuidado. Y es que si queremos seguir disfrutando del mundo maravilloso que tenemos, debemos cuidarlo y educar a los más pequeños en el cuidado.

Trata de comprar productos sin envases. Sobre todo, los envases que podemos evitar, productos que podríamos encontrar sin envasar…

Este punto a veces cuesta, por comodidad sobre todo, pero el planeta lo necesita.

Compra sostenible

9. Aprende a leer etiquetas

Y no hace falta pasar tres horas en el super y leer todo lo que hay allí. Pero si aprendes a diferenciar un alimento saludable del que no lo es, solo tendrás que parar las primeras semanas (incluso puedes ir haciéndolo poco a poco y leer la de algunos productos cada semana).

Con el tiempo, conocerás cuál de las opciones disponibles de cada producto que consumís es la más saludable en tus supermercados habituales. Ganarás en salud.

10. Crea tu propio método

Cuando os mostramos el Método Homy, os dijimos que era un método muy preparado pero flexible. Y os invitamos a crear el vuestro propio con el esquema de Homy.

No dudes en practicar, probar e incluso anotar qué cosas os funcionan y cuales no. Al final, daréis con vuestra mejor forma de comprar.

¿Cuáles son tus hábitos en la compra? ¿Hay algún consejo que darías a quién quiere mejorar su forma de comprar?

¡Nos vemos la semana que viene!

El equipo Homy

Errores en el batch cooking y cómo evitarlos

Errores en el batch cooking

Muchos de vosotros nos escribís con algunas dudas y errores en el batch cooking, así que queremos aprovechar para resolver los principales. Igualmente, te recordamos que, como todo, la práctica será nuestra mejor aliada para ir ganando en confianza y tiempo.

¡Vamos a mejorar nuestro método!

No he planificado el menú antes del día de cocinado: me faltan ingredientes

Para este error, tenemos una buena solución: el batch cooking inverso. Te hablamos mucho de él en nuestro libro Método Homy.

Para simplificar, si no has planificado con antelación tu menú, abre tu nevera, congelador y despensa, y crea uno a partir de los ingredientes que tienes.

De esta forma puedes empezar a cocinar con lo que hay, sin necesidad de posponer el cocinado. Esta forma de hacerlo no tendrá tantos beneficios como con el batch cooking tradicional, pero es una forma de intentar adaptarlo y de empezar a implantarlo.

Recuerda siempre elaborar un menú variado, aunque si una semana no lo consigues no debes preocuparte en exceso, es la suma de nuestros hábitos lo que nos hace saludables.

Errores en el batch cooking

Errores del batch cooking: he cocinado muy poco y me falta comida

No pasa nada. Siempre será mejor esto que el siguiente caso que vamos a ver.

Para estos días en los que, por cualquier caso, no hemos calculado bien o hemos comido más de lo normal y nos hemos acabado todo, tenemos la solución.

Ten un apartado en tu recetario de: recetas en diez minutos. Hay muchas comidas que puedes hacer sin perder más tiempo. De esta forma no tienes que darle demasiadas vueltas y elegirás algo saludable.

El batch cooking quiere reducir el tiempo que pasas en la cocina. Pero cocinar antes de tiempo no es la única forma. Elegir recetas e ingredientes que se cocinen en poco tiempo es una técnica complementaria para cuidarnos.

Puedes tener un recetario tradicional en papel o crear tu propio recetario online. ¡Tienes muchas apps para hacerlo!

He cocinado de más, me va a sobrar comida

Congela. Nunca tires comida. Esta técnica quiere reducir, no solo el tiempo que tardamos en cocinar a la semana, sino el desperdicio de comida.

Por eso te recomendamos que los platos que no se puedan congelar sean los primeros que coméis en la semana. Así os aseguráis que esos se acaban y si sobra alguno de los que quedan, podéis congelar sin problema.

Errores en el batch cooking

Conservación: cuando algo se estropea

No suele ocurrir, pero puede pasar algún día. Lo mejor es la experiencia, pero en el libro tenéis una tabla con los principales alimentos y sus tiempos de conservación seguros.

Pero si ha ocurrido y algo no está bueno, anótalo. No nos cansaremos de decir que un cuaderno para el método o un cuadernito para cada bloque os ayudará a mejorar la técnica con el paso del tiempo.

Hemos encontrado esta guía de @alimentarte sobre higiene en el batch cooking que nos ha parecido súper interesante.

¡No se me ocurren ideas!

Esto es cuestión de práctica también. En instagram tienes muchísimas cuentas que comparten sus menús. También webs y sitios online donde ver el batch cooking paso a paso.

Pero si no tienes ganas o tiempo, te damos unos pequeños consejos para que te sea más sencillo:

  • Elige bases: arroz, pasta, quinoa, cous cous…
  • Siempre siempre: verduras. Combina diferentes preparaciones: asadas, al vapor, salteadas, en cremas, sopas, rehogadas… todos los platos deben llevar una ración de verduras.
  • Salsas saludables: esas verduras pueden ser tu salsa saludable. Tritura los salteados, la verdura, añade frutos secos, especias… Así varias el sabor de la salsa pero siempre es igual de sencilla.
  • Legumbres: crudas o cocidas. Las crudas siempre te darán ideas de guisos que, si tienes olla exprés, se cocinan sin que te preocupes de nada más. Y las cocidas, con alguna verdura, especias o incluso triturada en forma de hummus o albóndigas y hamburguesas.

Errores en el batch cooking

Si no es para ti, coge las ideas que se adapten a tu rutina

El batch cooking no es para todo el mundo. Y no pasa nada. Pero igual aunque no lo hagas paso a paso, puedes coger algunas de sus mejores ideas o prácticas y añadirlas a tu rutina.

Nos encanta esta forma de cocinar porque nos regala tiempo con los nuestros, que es el principal cometido que tenemos desde el principio.

Y si tienes más dudas sobre errores en el batch cooking, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

Con cariño,

El equipo Homy

Ahorra tiempo y dinero con el batch cooking

Ahorra tiempo y dinero con el batch cooking

¿Quién no se ha saturado por no saber qué hacer de comer o cenar hoy? Te vamos a contar como ahorrar tiempo y dinero con el batch cooking y cómo empezar con esta práctica.

¿Qué es el batch cooking?

Primero, por si queda alguna duda, os queremos contar qué es el batch cooking. Se trata de una forma de organización en la cocina mediante la cual puedes cocinar en tan solo dos horas la comida de toda la semana.

Así, durante el resto de días lo único que tienes que hacer es calentar la comida o mezclar ciertas partes o ingredientes para consumirlas.

Ventajas del batch cooking

  • Ahorro de tiempo de cocinar durante la semana. Tan solo unos minutos para calentar y preparar la comida. Por no hablar del tiempo que tardamos en pensar qué podemos comer.
  • Ahorro de energía, pues aprovechamos el calor de fuegos, horno, etc. Además, solo los encendemos una vez.
  • Ahorro de dinero, ya que compramos solo lo necesario, sin despilfarrar en comida que no vayamos a consumir y en energía al aprovechar el calor residual.
  • Menos desperdicio de comida. Por la misma razón, tiramos menos comida. Aprendemos a comprar lo justo, cocinar lo justo y no tiramos nada.
  • Come más sano. ¿También? Pues sí. Está demostrado que al ir con prisas, cocinar y decidir con prisas qué comer nos hace realizar elecciones menos saludables. Si está todo organizado es mucho más probable que comas sano.
  • Probar nuevas recetas. Si cocinas con prisa y estrés, no tendrás ganas ni tiempo de innovar. Si tienes un tiempo más amplio, seguro que te apetece probar nuevos sabores.
Ahorra tiempo y dinero con el batch cooking

¿Cómo empezar?

Esta técnica, como todo, requiere su práctica. Al principio no te será fácil, verás algunos inconvenientes y a lo mejor piensas que no es para ti. Pero te aseguramos que con el tiempo verás todas las ventajas que te puede ofrecer.

Prepara un menú semanal y ahorra tiempo y dinero con el batch cooking

Este es el primer paso. Si queremos cocinar para una semana, debemos tener claro qué vamos a cocinar y qué ingredientes vamos a necesitar. Así que el paso de realizar el menú es fundamental.

A partir de ese menú puedes hacer una lista de la compra, una lista de batch cooking para organizar el cocinado o lo que te resulte más sencillo.

¿No sabes qué cocinar? Siempre puedes buscar ideas en webs, blogs y perfiles. En una de nuestras webs martarivasrius.com puedes encontrar propuestas semanales para toda la familia.

Ahorra tiempo y dinero con el batch cooking

Organiza el cocinado

Es importante tener en cuenta a la hora de realizar el menú que nos organicemos antes de cocinar. Así el tiempo estará mejor repartido, aprovecharemos el horno, los fuegos, el calor…

Lo mejor es tener recetas que utilicen diferente electrodomésticos. Aprovechar el horno, utilizar el procesador, la olla exprés, las ollas tradicionales, la vaporera…

Conserva adecuadamente

Siempre surgen las mismas dudas: ¿y la comida no se pone mala? La respuesta es sencilla: si la conservas de forma adecuada, no.

Debemos utilizar recipientes herméticos, preferiblemente de cristal y que protejan las cualidades de los alimentos. Si dispones de una máquina de vacío (es una buena inversión si decides seguir con esta técnica en el futuro) podrás despreocuparte del todo.

Conoce todos los detalles en profundidad en nuestro Método Homy

Si lo que quieres es conocer todos los detalles y seguir una guía punto por punto, en nuestro libro encontrarás lo que buscas. Además, en él te proponemos un menú familiar elaborado por una profesional de la nutrición con un ejemplo de cómo realizar el batch cooking en él paso por paso.

Te recordamos que tienes la preventa del libro aquí y que puedes elegir tu formato: papel o ebook. Además, entrarás gratis al primer taller online del método, en el que puedes conseguir más recursos.

¡Nos vemos la semana que viene! Y mientras, te esperamos en las redes.

El equipo Homy